jueves, 23 de junio de 2011

Final de curso



Cada estación se declina en sus colores propios.

Cada momento importante se celebra con palabras.

Inicio de curso, fin de curso:

Las dos conjugaciones extremas

de nuestro año escolar.

El futuro se vuelve presente,

luego inexorablemente,

pasado.

Los proyectos se vuelven recuerdos.

Los hay gozosos, alegres, fluidos:

Viven haciéndole cosquillas a la memoria.

Otros son piedras negras,

pesos muertos:

mejor lavarlos en las olas del mar.

En la arena, decenas de huellas;

En el cielo, nuevas estrellas.

Ojos que sentimos centellear un día

Por la alegría de ser y de estar.

Somos juntos lo que hemos vivido.

¿Qué nombre lleva la copa que queda?

“Nosotros”

¿Como nombraremos al año escolar?

“La cata del buen vino que vivimos”

¿A qué sabe este curso?

¿Con qué aromas acaricia el aire?

¿Qué colores, qué luces refleja

en el cristal de nuestras vidas?

¿Qué sombras oculta o apacigua?

1 comentario:

cristina dijo...

Gracias por invitarnos a compartir las miradas complices, el olor a amistad profunda !